Protege tu empresa con un seguro D&O

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estar al frente de una empresa no es una tarea fácil, implica tener que tomar decisiones importantes y asumir una gran responsabilidad. Hoy día, las reclamaciones contra administradores, consejeros y directivos o incluso empresas se convierten en un riesgo real y para estar protegidos lo más recomendable es disponer de un seguro de RC D&O (Directores & Officers). Este seguro, nos da la cobertura que necesitamos ante posibles reclamaciones de terceros, errores en la gestión de la empresa, demandas, incumplimientos de normativa, etc.

Ahora en septiembre que volvemos a la actividad y tenemos muchos retos por delante, quizás es un buen momento para valorar sus ventajas y plantearnos contratarlo para nuestro negocio, en caso de que todavía no dispongamos de él. Además, no importa cuál sea el tamaño de nuestra empresa; pues, tanto si es media como pequeña, los riesgos existen para todas. De hecho, un negocio familiar también puede ser el blanco de una reclamación por asuntos de herederos, acoso laboral, despidos, discriminación…, poniendo en entredicho su continuidad.

Para gerentes y directivos/as de empresa

Sin duda, si somos gerentes y/o directivos de empresas debemos estar preparados ante cualquier eventualidad y situaciones que puedan suponer un peligro para el responsable en cuestión. Nos referimos, por ejemplo, a problemas entre los socios, reclamaciones de la Administración ante irregularidades, falta de adecuación a una determinada normativa, reclamaciones por impago… Situaciones que desgraciadamente ocurren con más frecuencia de la deseada.

Cabe destacar, que a veces los responsables de una empresa se pueden encontrar en la tesitura de tener que responder económicamente por los perjuicios que puedan causar durante el ejercicio de su cargo. A los cuales la ley les obliga a responder incluso con su propio patrimonio personal. Esto puede poner en peligro su patrimonio e incluso, la viabilidad de la empresa que dirigen. Pero, con una póliza D&O quedará protegido tanto el patrimonio personal como el de la compañía frente a demandas de terceros, ofreciéndonos la tranquilidad que necesitamos para ejercer nuestro cargo.

A medida de todo tipo de empresas

Como hemos comentado anteriormente, la póliza D&O es recomendable no sólo para las grandes corporaciones, sino también para las pymes y empresas familiares.

En cuanto a las coberturas más destacadas de este tipo de seguro, cabe decir que cubren gastos de consultoría externa, de defensa jurídica, pago de indemnizaciones, constitución de finanzas, etc. Además, desde el principio se abonan los costes de defensa, que a veces son muy elevados.

Por todo ello, si estamos al frente de un negocio; es imprescindible contar con un seguro de responsabilidad civil D&O, porque protegeremos nuestro patrimonio y el de nuestra empresa ante cualquier reclamación.

Si estáis interesados en este tipo de pólizas; poneros en contacto con los corredores de CSA. De este modo, os podrán asesorar sobre el seguro de esta tipología que más os conviene, en función de las características de vuestro negocio.